Sin cobrar un duro

La primera vez que pisé una redacción no había cumplido los 20 años. Aún cursaba tercero de Filología, vivía en Oviedo y no tenía la más remota idea de lo que significaba ser periodista. Era la becaria del programa de la mañana en la radio local de la ciudad. Un informativo matinal que comenzaba a…