literatura

Postales de lluvia. Madreñas en la puerta de las casas. El amanecer despierta al son de los cencerros. El primer café pierde su mirada en un prao de verde intenso donde pacen con calma una veintena de vacas frisonas. Piensas que si volvieras a nacer posiblemente querrías ser vaca asturiana.
Mi poema "Relatos del Viento" en la voz de Catamarán ¡Gracias!
¿Quién escuchará los relatos del viento?  
A veces el silencio se deja agitar por la brisa del mar,
trayendo y llevando a su paso las palabras sordas
que resuenan en nuestras mentes perdidas en cualquier libro.
Susurramos, sin son,
mundos imaginarios de tinta impresa,
que rivalizan en un viaje con la belleza de lo desconocido.
Sentados,
solos.
En ocasiones necesitamos sentir que nadie nos mira.
Sobre la partitura invisible de un sueño
se salpican
a capricho
redondas tranquilas y semicorcheas traviesas.
Y el alma se disputa si adormilarse en la placidez de un relato disperso
o lanzarse a la bella locura
de una sucesión de juguetonas notas que dan forma a la melodía de una vida. Cada parte del mundo tiene su propia partitura.
Sobre un banco cualquiera de la piedra histórica de Galway,
¿quién escuchará los relatos del viento?...

@Sara Cucala (poesía de viaje)

http://www.youtube.com/watch?v=OsOB6SVYrwE