Reflexiones en la “tierrina”

Postales de lluvia. Madreñas en la puerta de las casas. El amanecer despierta al son de los cencerros. El primer café pierde su mirada en un prao de verde intenso donde pacen con calma una veintena de vacas frisonas. Piensas que si volvieras a nacer posiblemente querrías ser vaca asturiana.